sábado, 11 de noviembre de 2017

Los desquiciados, narrativa HD ediciones. Segunda novela de Nicolás Guglielmetti


“¿Qué es lo que hacemos con esto? ¿A qué me refiero con esto, a esta novela o a la ciudad en la que estamos todos los días? Esa es la duda que atraviesa Los desquiciados, las acciones y los pensamientos de sus personajes.Prima el caos tanto como en el actuar tuyo y mío. Porque no sabemos dónde estamos parados aunque nos juguemos todas las fichas a intentar ordenar y entender el lugar con palabras. ¿Estás seguro que ese que está a tu lado no pretende hacer volar todo por los aires? ¿Vas a tomar la gran decisión de dejarlo hacer lo suyo y empezar todo de nuevo, si es que sale bien la destrucción? ¿Alcanzará con eso o el golpe debería ser más quirúrgico? Anunciando los hechos de Fisher y los refugiados, o como su eco, nunca se sabe en este caos de acciones y pensamientos entremezclados, Nicolás Guglielmetti lo vuelve a hacer: coloca el caos de la ciudad en un lugar en el que nadie puede negarlo ni hacerse el tonto. ¿Si no te gusta la bomba, qué hacés viviendo acá?” Mariano Granizo



disponible en Librería La Masmédula Alsina 155, local 22 de Galería Jardín . Bahia Blanca




 



miércoles, 26 de julio de 2017

Revista Veintitres: Preciso como Messi. Sobre Bella Vista, Nico Guglielmetti (Vox Ediciones 2015)

http://www.veintitres.com.ar/article/details/69907/preciso-como-messi


 La imagen puede contener: 5 personas

Por Miguel Zeballos

A mis viejos y abuelos, por enseñarme a ver Bella Vista con la atención que se mira Constantinopla”, dedica Nicolás Guglielmetti (Bahía Blanca, 1981) y no es para menos: el glorioso barrio bahiense es un fresco de anécdotas que va de la nostalgia a la emoción, y su autor logra mantenernos prendidos a ese mundo que dibuja con dedicación en la construcción de cada verso:

“De Ortega solo tuve las recaídas” anuncia y declara desde el inicio, para continuar: “(…) Si te fijás, Ortega definiendo es una evolución / de Rubén Polillita Da Silva”.

Es cierto –se puede ir a YouTube y comprobarlo, o recurrir a los memoriosos y sacarle la ficha a la gambeta del ex River. Aunque estemos en el país del fútbol, fútbol, fútbol, no olvidemos que siempre hablamos de poesía, y Guglielmetti habla muy afinadamente, sin desentonar ni hacer una de más, con una escritura precisa como un pase de Messi o de Riquelme. 
La poesía más bella es esa que ignora su condición.

En Bella Vista hay un rezo imparable y sostenido sobre un tiempo que ya no es, una combinación perfecta de magia y gol: “Para ser delantero me faltó facha. / Para ser central altura. / ¿Para ser yo?”.

Finalmente, el recuerdo a Rodrigo Palacio en la final del mundo  pasada estalla en el texto: “Si Palacio la hubiera picado bien se hubieran llenado sábanas completas con el nombre de/ nuestra ciudad. Millones de periodistas tendrían que laburar en serio y/ googlear Bahía Blanca, club Bella Vista y barrio La Falda”. “(…) Este poema, no puede permitirse tener remate”